Mmmm.... sospechoso

miércoles, 22 de junio de 2011

Gracias

Con lágrimas en los ojos terminó la primer sesión de fisioterapia que dí hoy en la mañana.
El paciente que por lo regular viene acompañado de su esposa esta vez llegó solo. "Mi chaparrita no me pudo acompañar el día de hoy, tuvo que cuidar a mi nieta... aunque estoy pensando en cambiar a mi viejita de 70 por dos de 35...." me reí con su comentario.

Después de preguntarme acerca de los orígenes de mi nombre, el me menciona la historia de su familia. Las alegrías y sus mas terribles penas. Las pérdidas de seres queridos que ha sufrido. En especial una que fue la que mas se detuvo a contar. " Esto fue hace 4 años" me dijo con lágrimas en los ojos. Por obvias razones y por respeto a la confianza que mi paciente deposito, no puedo contar esta historia, no es mi historia. Mas sin embargo quería escribir esta entrada para cuando regrese y la lea me haga recordar esta sesión tan especial que tuve con el. (qué dudo con sinceridad que se me llegue a olvidar)

Dentro de los tantos procedimientos médicos que ha sufrido mi pacientito, en uno simplemente ya se nos estaba yendo. Y aunque para muchos sería esto una terrible experiencia, dice que para el fue algo que le hizo mucho bien. "Sentía tanta paz, tanta tranquilidad, que no me quería regresar.... y menos cuando vi a mi flaca... tan contenta a la condenada"

Con lagrimas en los ojos siguió contando... "maldije a la virgen cuando me dieron la noticia..."

Lo que debió ser una rehabilitación de rodilla terminó siendo una sesión de confesiones de dolor enterrado. Una sesión con lágrimas derramadas no por el dolor físico de mi paciente, si no por el dolor que siente en su corazón... y lágrimas mias seriamente conmovida no solamente por la historia que estaba oyendo, si no también por la confianza que ha tenido mi paciente y abrirse conmigo.

Se despidió diciendo " gracias por escuchar".

Poniendole una mano sobre su brazo respondí... "gracias por permitirme escuchar".


jueves, 9 de junio de 2011

Tocar vidas

Una frase famosa para los que se dedican a la docencia. Los maestros tienen ese gran poder de forjar personitas y personotas. Futuros seres profesionales y esperemos que responsables y honestos.

En mi corta vida he fungido como medico de campo en deportes, profesora, medico particular, asesora, supervisora.

Muchas veces logras darte cuenta de la diferencia que haces en la vida de alguien. Puedo decir con orgullo que he ayudado a persona a caminar y correr de nuevo. A jugar el deporte que prefieren aún con dolor.
He transmitido mi poco conocimiento esperando que mis alumnos y pupilos sientan y vean la pasión que siento por mi profesión. Y he visto como adolescentes escogen mi carrera después de verme trabajar o haber sido mis pacientes.

Como profesionista en el área de la salud y docente (en año sabatico) uno ruega por lograr tocar las vidas de las personas que tienes en frente. De hacer la diferencia en sus vidas. Lamentablemente muchas veces no sabes si eso en verdad sucedió.

Ayer por medio del famoso facebook se ligaron mis amistades y me llevo a muchos de esos deportistas que atendí en años pasados mientras estaba obteniendo mi especialidad. Y ya saben a darle solicitud de amistad de a monton...

Hoy veo con mucha mucha alegría que la gran mayoría se acuerda de mi y con mucho cariño. Esa es la mejor recompensa a mi trabajo.

¿La moraleja? Da todo lo que tengas, nunca sabes cuando vas a cambiar una vida.

jueves, 2 de junio de 2011

Lionel

Hoy mientras perdía el tiempo en el facebook, uno de mis amigos mando un enlace con fotos de volantes sin sentido de hecho el enlace se llama los 22 volante mas brillantes y sin sentido del mundo... con el nombre lo dice todo. Me reí con una niña. Sobretodo con este:



NO mas quería compartirselos, soy muy simple la neta.

les dejo el link: http://www.someecards.com/2011/02/23/the-7-most-brilliantly-pointless-street-fliers


miércoles, 1 de junio de 2011

Y por si no tuviera suficiente por hacer...

... en los siguientes meses... Pos que me inscribo al Rock and Roll Marathon the St. Louis...

¿Y PORQUÉ NO?